Archivos

Estudio Adipoline

8 marzo 2012, in Cosmética Natural, de Leo
2

Adipoline

Considerando la obesidad localizada abdominal y la obesidad corporal como un factor de riesgo coronario de primer orden, se procede al estudio de la efectividad del complemento alimenticio ADIPOLINE sobre pacientes con obesidad.

Material y métodos.-

Se realiza un estudio sobre 25 pacientes voluntarios divididos en dos grupos; en donde la mayoría pertenece a pacientes con problemas coronarios, que están tomando medicación para sus patologías asociadas y desean perder peso. Y por otro lado pacientes totalmente sanos con obesidad general que desean perder peso.

Durante un mes, los pacientes se someten a la ingesta de 2 cápsulas diarias de ADIPOLINE, divididas en dos tomas; una antes del desayuno y otra antes del almuerzo, acompañadas de agua.

Todos estos pacientes se prestaron voluntariamente para el estudio. Además de hacer su dieta habitual y tratamiento farmacológico, se les indico que no abandonarán sus costumbres para que el estudio fuese cien por cien real sin modificaciones en los hábitos ni alimenticios, ni farmacológicos, ni en cuanto a ejercicio físico se refiere. Tampoco se les ordenó nada diferente de lo que estaban haciendo.

Se les tomó una primera medida de peso corporal al inicio del tratamiento; posteriormente a los 20 días se les volvió a pesar obteniéndose unos resultados positivos, y finalmente a los 40 días, final del tratamiento del estudio, se les volvió a pesar.

Teniendo en cuenta que ADIPOLINE es un complemento ideal para la pérdida de peso, especifico para medio-largo plazo; aquí podemos hacer una primera valoración de resultados obtenidos a corto-medio plazo con una significante perdida de grasa corporal, que si la extrapolamos a lo que sucedería transcurridos los plazos óptimos de ingesta de ADIPOLINE, podríamos observar que los resultados son significativamente positivos.

Durante el estudio no se han observado ni efectos secundarios, ni interacciones farmacológicas con otros fármacos que nuestros pacientes estaban tomando debido a sus patologías asociadas.

Resultados.-

Una vez evaluado el resultado final podemos observar lo siguiente:

Se prestaron 25 voluntarios.
22 voluntarios sufren problemas coronarios asociados y tienen tratamiento farmacológico.
3 pacientes son totalmente sanos con obesidad asociada.

Se le administran tres cajas de tratamiento con ADIPOLINE a razón de 2 cápsulas diarias a cada uno de los pacientes.

Se observa lo siguiente:

Uno de los pacientes con problemas coronarios, abandona el tratamiento por prescripción de su médico porque estaba tomando Sintron, y duda de la posible interacción que éste pudiera tener con ADIPOLINE.

Uno de los pacientes mantuvo su peso inicial del principio del tratamiento.

El resto de los 23, lo que supone el 96 % de los voluntarios; sufrieron pérdidas de peso significativas, sin efectos secundarios.

Quedando englobados de la siguiente manera:

8 pacientes perdieron menos de un kilo.
13 pacientes tuvieron pérdidas significativas de entre 1-3 kilos
3 pacientes perdieron más de 3 kilos, llegando incluso a los 4 kilos de peso menos respecto a la media inicial.

Cabe destacar que cerca del 70 % de los pacientes voluntarios sanos, fueron los que más peso perdieron durante los días del estudio; lo que nos hace indicar que la pérdida de peso se puede ralentizar cuando durante la ingesta de ADIPOLINE además se está tomando otro tratamiento farmacológico; siendo a su vez destacable que es bastante efectivo en personas sanas.

Comentarios.-

Dos “quejas” o preguntas de los médicos que controlan a estos pacientes:

1. Los pacientes que toman Sintron ¿pueden o no tomarlo?

A lo que tenemos que decir, que no se ha descrito interacciones de este fármaco con ninguno de los componentes asociados que componen ADIPOLINE.

2. La dosis de cafeína o excitantes de ADIPOLINE pueden afectar a hipertensos.

A lo que tenernos que decir, que la cantidad de excitantes por las capsulas diarias recomendadas es ínfima, ya que supone tan solo 18 mg de excitantes; si esto lo comparásemos con una taza de café por ejemplo, podemos ver que ésta responde a 60 mg; lo cual quiere decir que la proporción no llega a un tercio de la misma; y por tanto el aumento de la tensión en personas hipertensas no puede ser visible. Otra cosa diferente podría ser, personas con una sensibilidad especial a los excitantes, que tan solo deben tener presente que existe esta cantidad de 18 mg en la ingesta diaria de ADIPOLINE, pero volvamos a remarcar que es insignificante.

Resumen y sugerencias.-

La pérdida de peso ha sido habitual, sin efectos secundarios. El tratamiento ha sido corto, pero secuencialmente se observa que prolongando el tratamiento “aconsejado” se puede llegar a reducir varios kilos.

Además si acompañamos el tratamiento de ADIPOLINE junto con una dieta hipocalórica y un ejercicio moderado, los resultados serán mejores.

Sería conveniente extender el estudio a personas obesas sanas, que no planteen problemas con otros fármacos o enfermedades coronarias para demostrar la efectividad y rapidez de ADIPOLINE.

El estudio ha sido elaborado por C.F.N. (complementos fitonutricionales), a cargo de su director técnico farmacéutico D. Carlos Samaniego Torralba, y supervisado, asesorado y guiado en todo momento por el Dr. D. José Luis Marti García; Cardiólogo, Jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Clínico. Prof. A. de la Facultad de Medicina de Granada 

 

Proteínas y Péptidos

2 marzo 2012, in Nutrición Deportiva, de Leo
3


 El valor biológico

 

Las proteínas son un componente esencial para el organismo, estando formadas por un número muy variable de unidades, conocidas específicamente por el nombre de aminoácidos. En la figura A se muestra un esquema básico de la estructura de una proteína, esto es, una cadena larga de unidades conocidas como aminoácidos, representados por círculos. Cuando una proteína se rompe en fragmentos, se obtienen unas moléculas de menor tamaño conocidos como péptidos. Así pues, los péptidos son fragmentos de proteína obtenidos por la acción de las enzimas digestivas conocidas como proteasas. Si continúa este proceso de digestión o ruptura de la cadena, llegaremos a separar completamente las unidades básicas, es decir, aminoácidos, que se distinguen entre esenciales y no esenciales siendo los primeros aquellos que no pueden ser sintetizados por el organismo, por lo que deben ser suministrados por la dieta.

¿Cómo se define el valor nutricional de una proteína?

Para comprender cómo se define el valor nutricional de una proteína, es necesario entender primero cómo se elabora una proteína y qué factores pueden limitar su formación.

Podríamos comparar el proceso de fabricación de una proteína con una cadena de montaje de un tren. Imaginémonos por ejemplo, un tren de 400 vagones que se monta combinando 20 tipos de vagones diferentes. El suministro de 12 de estos vagones no es ningún problema ya que se pueden construir en la propia planta de montaje (aminoácidos no esenciales), pero hay otros 8 vagones que necesariamente tienen que venir fabricados del exterior (aminoácidos esenciales).

La fabricación del tren (proteína) se paralizaría de inmediato, si faltase cualquiera de los vagones que no se hacen en la fábrica, es decir, “los vagones esenciales” (por ejemplo, el triptófano). Ante esta situación, se detendría toda la maquinaria y resultaría imposible seguir fabricando la proteína.

Este hecho habría ocurrido por ejemplo, si se consumiese una dieta proteica pobre en triptófano que habría limitado de este modo, la fabricación de proteína.

De nada valdrían, los excesos que se pudiesen tener de los otros siete aminoácidos esenciales, ya que el cuerpo se encargaría de destruirlos o eliminarlos por la orina.

El valor nutricional de una proteína depende por lo tanto, del contenido en aminoácidos esenciales que posea y de su equilibrio con respecto a las necesidades del organismo. 

Se han definido diversos parámetros para cuantificar el valor nutricional de una proteína. De todos ellos, el más conocido y empleado hasta el momento es el VALOR BIOLÓGICO que se define como la cantidad de proteína que retiene el organismo del total de la proteína absorbida.

La proteína de referencia es la del huevo, a la que se le ha otorgado un valor biológico de 100 por su alto nivel de aminoácidos esenciales. Las demás proteínas reciben un valor biológico en comparación con el de la proteína de huevo. Como ejemplo, la proteína de suero lácteo tiene un valor de 104 (es una escala numérica y no porcentual).

Así pues, el valor biológico de una proteína depende:

I) de la cantidad de aminoácidos esenciales que tenga
II) de lo equilibrado que sea la composición en aminoácidos esenciales.

VALOR BIOLÓGICO Y CONCENTRACIÓN PROTEICA

Además del valor Biológico, el experto en Nutrición debe valorar la Concentración en proteína que aporta el producto que tiene en sus manos. Así, debemos analizar la información que nos aporta el fabricante en su etiqueta bajo el epígrafe PROPIEDADES NUTRICIONALES o PRINCIPIOS INMEDIATOS (no confundir con la cantidad de materia prima proteica que se ha utilizado como ingrediente y que figura en composición). Cuanto mayor sea el porcentaje de proteína descrito en ese epígrafe mejor será el rendimiento para el deportista. Los valores requeridos por los deportistas son como mínimo del 60%, aunque los productos más demandados tienen un valor nutricional proteico igual o superior al 80%.

 

http://www.denatural.es/ecommerce/search/search.cfm?searchCriteria=gsn&customTagsSearchList=0

 

Nuestra web usa cookies para mejorar su experiencia. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar