Archivos

 

El término flavonoides (también llamado bioflavonoides) refiere al extenso grupo de sustancias secundarias de las plantas. Los flavonoides como pigmentos son responsables de los colores vivos de muchas frutas verduras y flores, pero también de los colores otoñales de las hojas. Juegan un papel importante en el metabolismo de las plantas, entre otros funcionan como reguladores del crecimiento y protección contra los rayos UV, la oxidación y el calor. Ahuyentan los insectos devoradores con su sabor amargo. Al contrario con sus colores vivos justamente atraen otros insectos que ayudan con la polinización.

 

Uno de los químicos importantes del principio del siglo veinte Albert Szent-Györgyi descubrió los flavonoides. En el año 1937 obtuvo el premio Nóbel por su descubrimiento y la descripción de la vitamina C. Szent-Györgyi descubrió las flavonoides durante el proceso de aislamiento de la vitamina C .

 

En el año 1952 los investigadores alemanes Geissmann y Hinreiner fueron los primeros que usaron el término ‘bioflavonoides o flavonoides’. Con la descripción de la estructura del ‘núcleo’ de la estructura básica de los flavonoides: el anillo de pirano con oxígeno, ellos crearon la base del sistema clasificador. Mientras tanto ya se han podido aislar cinco mil flavonoides naturales de diversas plantas. Los flavonoides forman el grupo más grande de los polifenoles.

 

ACTUACIÓN

 

En el pasado se suponía que el tracto gastrointestinal tenía una capacidad limitada de absorber los flavonoides, porque la mayoría de los flavonoides que se encuentran en la alimentación son glucósidos (con un enlace con algún azúcar). También pensaron que el sistema gastrointestinal no tenía la capacidad de producir las encimas para deshacer estos enlaces con los glucósidos, y que solamente los aglicanos pasaban a la sangre vía absorción del tracto gastrointestinal. La disponibilidad biológica de los flavonoides de la nutrición parece ser mucho más alta de lo que antes se creía. Incluso después de la cocción la mayoría de los glucósidos de los flavonoides llega entero al intestino delgado. De los flavonoides solamente son absorbidos por el íleo los agliconas y los glucósidos (con enlace con azúcar), donde están metabolizados rápidamente para formar metabolitos metilados, glucoronizados o sulfatadas. Los otros flavonoides siguen hasta el colon. Las bacterias probióticas juegan un papel importante en el metabolismo y la absorción de los flavonoides. Los flavonoides o sus metabolitos que llegan al colon, están metabolizados por las encimas de las bacterias y a continuación son absorbidos. La capacidad de metabolizar y absorber ciertos flavonoides específicos depende de la flora microbiótica de la persona. Los productos tradicionales de la soja como el miso y el tempeh ya están fermentados antes de ser consumidos, por lo que conducen a la formación de los agliconos por la hidrólisis de los glucósidos. De este modo se incrementa la disponibilidad biológica. Además, se han descubierto recientemente unos mecanismos de transporte especiales que llevan los flavonoides desde el intestino a la sangre.

 

Existe la tentación de mencionar todas características específicas de ciertos flavonoides o sus subcategorías cuando se describen las propiedades de los flavonoides. Realmente sería un trabajo sin final debido a la inmensa cantidad de flavonoides y a la variedad de propiedades. Por lo tanto este monográfico está enfocado a las propiedades características de los flavonoides como grupo. Sin embargo se debe mencionar que las propiedades descritas abajo no se aplican necesariamente a todos los flavonoides, sino para los flavonoides de un complejo de flavonoides:

Actividad antioxidante: Los flavonoides tienen una función antioxidante directa (in Vitro) que es mucho más potente que otros antioxidantes como la vitamina C, la vitamina E o el glutation. Esta función de antioxidante probablemente está relacionada con la estructura de polifenoles. De qué medida esta capacidad antioxidativa juega un papel en el cuerpo todavía es un objeto a discusión científica. Una medida común para la capacidad antioxidativa es el valor ORAC (véase el cuadro).

 

El ORAC (Oxygen Radical Absorbance Capacity) es un test in Vitro para comparar la capacidad antioxidativa de los nutrientes. Este valor indica la capacidad de neutralizar los radicales libres de un nutriente. El valor ORAC puede medir la fracción lipófila o hidrófila. La suma de las dos indica con más precisión la capacidad antioxidativa. Con frecuencia se determina solamente la fracción hidrófila (si es el caso, está mencionado abajo). El valor ORAC se puede utilizar para seleccionar aquellos productos que más aportan para mejorar la capacidad antioxidativa del cuerpo.

 

Protección de las capilares, función anticoagulante (anti hemorragia): Muchos flavonoides tienen propiedades que fortalecen las paredes de los vasos sanguíneos. Por esto uno de los síntomas característicos de deficiencia de flavonoides es la sensibilidad para hemorragias.

Quelación de los metales pesados: Los iones de metales como hierro y cobre pueden catalizar la producción de los radicales libres. Se ha visto que la potencia antioxidativa in Vitro de los flavonoides se debe a la capacidad de ligarse con los iones de los metales (quelar) [24]. Se cuestiona si también es el caso in Vivo, porque en los seres vivos el hierro y el cobre se encuentran unidos con proteínas. De este modo la capacidad de participar en reacciones que generan radicales libres está limitada.

Influencia sobre el crecimiento y la proliferación celular: El crecimiento y la proliferación celular está regulado por los factores de crecimiento. En el momento en que el factor de crecimiento se une al receptor de la membrana celular, inicia una serie de acontecimientos intracelulares. Varias investigaciones in Vitro han comprobado que los flavonoides ejercen su influencia sobre el crecimiento y la proliferación celular, por la inhibición o el bloqueo completo de la fosforilación.

Influencia sobre la expresión genética: Los flavonoides funcionan como reguladores de la expresión genética. Vía las quinasas, los flavonoides pueden ejercer influencia sobre la actividad de los factores de la transcripción, fosforilando o no fosforilando las proteínas señaladoras. Los factores de la transcripción son proteínas que regulan la expresión de varios genes. De esta manera los flavonoides juegan un papel en varios procesos celulares importantes, como el crecimiento, la proliferación y la apoptosis (muerte celular).

Función antibacteriana y antiviral: En algunos casos, los flavonoides pueden funcionar directos como antibiótico, trastornando la función de los micro organismos como las bacterias y virus. Las procianidinas del Vaccinium myrtilius (arándano) y de la cranberry (arándano agrio) inhiben la función de las bacterias infecciosas de las vías urinarias. También se ha comprobado un efecto antiviral de los diversos flavonoles contra los virus de la gripe.

Función antihistamínica: Los flavonoides inhiben la liberación de la histamina.

 

 

Nuestra web usa cookies para mejorar su experiencia. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar