Archivos

La rutina diaria, la falta de tiempo y la cantidad de trabajo, son una constante en la vida actual. Un mundo que demanda ir de prisa, en el que cada instante es agitado, nos obliga a alejarnos de nuestro YO y estar con todos menos con nosotros mismos, pero cuando decidimos, o nos toca, detenernos y hacer una pausa para sentirnos, nos preguntamos y ¿ahora qué?. En ese momento nuestra mente, nos puede jugar una mala pasada y caemos en un nido oscuro que nos llena de miedo, ansiedad y poca motivación de seguir adelante.

 

Ese nido, que hablamos en el párrafo anterior, es la Depresión. Cuando nos sentimos deprimidos, es necesario actuar y ayudarnos para salir adelante, ya que ésta es una enfermedad, no un estado de ánimo, entonces, es vital que intervengamos a nuestra mente, la entendamos y volvamos a estar reconciliados con la vida. En la depresión, la persona busca autoagredirse, por lo tanto se lastima internamente, y no estamos hablando de agresiones físicas, sino psicológicas, que poco a poco van permeando la conciencia, hasta llevarnos a un estado de ansiedad y desgane inmanejables, que tienen un impacto negativo en nuestro comportamiento usual.

 

Para lograr salir de la depresión y cruzar ese largo puente hasta volver a sentirse motivado y apasionado por la vida, se requiere recuperar el equilibrio nervioso y emocional. Esto se consigue cuando tenemos adecuados niveles de serotonina, que es uno de los neurotransmisores que regulan los estados de ánimo, el sueño, el impulso sexual, el apetito y el umbral del dolor, entre otros. Cuando una persona está deprimida, duerme mal, pues su cerebro no entra en el estado de reposo adecuado, y si tu mente no se acalla cuando es necesario el descanso nocturno, amaneces cansado, agotado y tu intelecto se va opacando. Todos estos síntomas, se unen al estrés de las responsabilidades de la vida contemporánea y van allanando terreno para desgastar la emocionalidad y generar un desequilibrio, que el cuerpo no resiste, pues está extenuado, tratando de mantener la homeóstasis habitual. De esta manera, nuestras defensas bajan y caemos en un estado de depresión, que puede ser leve o aguda, dependiendo la fortaleza del sistema nervioso y emocional; y de este grado de profundidad de la enfermedad, dependerá la ayuda que necesitamos buscar. Es sabido que algunas plantas naturales ayudan a mantener el equilibrio fundamental de nuestro cuerpo y mente, tales como valeriana, pasiflora, Espino Blanco y Hipérico y las vitaminas  B1, B6, B9 y B12.

 

La medicina natural, además de buscar la cura, se centra en la prevención y en ayudar a mantener el organismo estable, potencializando lo que el cuerpo está dejando de producir o bajando sus niveles de elaboración. Diversos estudios han demostrado, a lo largo de los años, que la herramienta más eficaz para combatir la depresión es mantener un adecuado comportamiento de los neurotransmisores y así armonizar el sistema nervioso y emocional, de esta forma nuestros niveles de motivación aumentan, la percepción de las cosas que nos pasan se tornan en pensamientos positivos y por lo tanto la manera de estar y vivir el día a día se torna más equilibrada, tranquila y productiva, generando un atmosfera perfecta para lograr el éxito y continuar construyendo nuestros sueños.

 

A manera de conclusión, podemos decirles que a veces, el cuerpo necesita ayuda adicional para lograr permanecer en un estado ideal, y por esta razón debemos ser conscientes de lo que nos está pidiendo y precisando, para poder prevenir enfermedades. Es de vital importancia que sepamos el umbral entre depresión y tristeza para que no caigamos en esta enfermedad, tan típica en nuestra época y, volcarnos a la posibilidad de la medicina natural, que cuida y vela por nuestra salud.

 

Desde De Natural recomendamos:

ANSIOMED

SEROTONE

HAQTER Q

 

Articulo escrito por nuestra Psicóloga

Juliana Olmos Alonso
Psicóloga-Educadora
Certified Positive Discipline Parenting Educator
Tagged with:
 

Una nueva investigación, realizada por la Universidad de Bristol (UK), muestra la relación entre los niveles bajos de vitamina D y la depresión infantil.

El vínculo entre la depresión y la vitamina D (que se obtiene de ciertos alimentos y de la exposición al Sol) ya se ha establecido en los adultos, pero este es el primer estudio realizado en niños.

El estudio analizó los niveles de vitamina D en más de 2.700 niños de 9 años de edad, teniendo un seguimiento durante tres años. Aquellos con mayores niveles fueron más propensos a mostrar una disminución en los síntomas depresivos entre las edades de 10 y 13 años.

Los suplementos de vitamina D están disponibles en dos formas diferentes (D3 y D2), pero hasta ahora no se sabía si las dos formas se asocian con la depresión.

Esta investigación muestra que la conexión entre la vitamina D y la depresión está relacionada con la forma D3, lo cual tiene importantes implicaciones para futuros ensayos que investigan si los suplementos de vitamina D pueden prevenir la depresión o mejorar el estado de ánimo en las personas deprimidas.

Los autores subrayan que los resultados no justifican los cambios en la política nutricional ni recomiendan altas dosis de vitamina D para prevenir los síntomas depresivos.

También hacen hincapié en que los estudios muestran que a pesar de ciertos niveles altos de vitamina D se asocian con numerosos beneficios para la salud, mejorar la salud respiratoria, menor riesgo de varios tipos de cáncer, el asma y el deterioro cognitivo, estos estudios han proporcionado resultados concluyentes.

Hablando sobre los hallazgos, la autora principal Dra. Anna-Maija Tolppanen, dijo:

Dada la importancia de la depresión en la infancia y la adolescencia y la relativa facilidad con que los niveles de vitamina D podría aumentar con los suplementos, los ensayos para evaluar su eficacia en la prevención de los síntomas depresivos serían apropiados

Tagged with:
 

Nuestra web usa cookies para mejorar su experiencia. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar